Designed by olwebdesign
278874 Views

Inicio

Virtualización de sistemas con KVM en Debian GNU/Linux

Esto no pretende ser un curso de virtualización, sino tan solo una guía rápida de cómo virtualizar máquinas en un sistema Debian utilizando KVM.

Si encuentras útil esta nota, puedes reproducirla, compartirla, e incluso editarla paara actualizarla o adaptarla a tus necesidades, de acuerdo con la licencia

 

¿Qué es la virtualización en informática?


Se trata de una idea muy vieja que busca optimizar la utilización de los sistemas informáticos. Generalmente se refiere a utilizar un equipo que ejecuta un sistema operativo determinado (en nuestro caso será Debian) y se configura para compartir el hardware con otros sistemas hospedados (huéspedes), como pudiera ser algún sistema privativo como MS Windows Server 2012, con el cual ilustraremos el tema.


Sin embargo, el concepto de virtualización es más extenso y también se habla de “virtualización de escritorios”, lo que en esencia consiste en compartir el escritorio provisto por un sistema operativo en un equipo, con otro equipo. Nosotros, por ejemplo, usamos terminales ultraligeras y el protodolo de escritorio remoto (rdp) para conectarlas a un equipo que ejecute un servidor de este protocolo (puede ser Windows con licencias para ese servicio, o un equipo que soporte la implementación libre xrdp). También se habla de “virtualización de redes” cuando se segmenta una red en subredes (jugando un poco con la máscara de subred).


Aunque todos estos esquemas presentan ventajas en cuanto al uso óptimo de recursos, en esta nota nos referiremos a la primera idea, de modo que en una computadora que ejecuta Debian GNU/Linux (en mi caso, una laptop con la versión 9 de Debian, Stretch), instalaremos un equipo virtual con Windows Server 2012 (porque esta versión permite su instalación y uso legal hasta por 180 días, que pueden ampliarse a un segundo periodo de 180 días).


No sobra decir que la virtualización de equipos no exime de la obligación de adquirir licencias si es que se opta por sistemas restringidos.


El número de máquinas virtuales que pueden ejecutarse de manera simultánea en un anfitrión depende solo de la cantidad de recursos de este, pues son los que ha de repartir entre las máquinas virtuales que hospede, pero cada una de ellas se ejecuta de modo independiente a las otras, con la excepción obvia que requiere que el sistema anfitrión esté en ejecución.

 

Elementos requeridos


Instalamos los elementos necesarios con el comando

apt-get install qemu-kvm libvirt0 virtinst virt-viewer virt-manager

Con lo que habrá de instalarse la base mínima requerida para virtualizar, así como herramientas gráficas para visualizar y administrar las máquinas virtuales.
Ahora tendremos la herramienta virt-manager disponible entre nuestras aplicaciones:

 

 

Es importante añadir el usuario que será encargado de ejecutar la virtualización a los grupos libvirt y kvm.


adduser soporte kvm
adduser soporte libvirt

Al ejecutar la aplicación virt-manager podremos administrar nuestras máquinas virtuales existentes, importar máquinas o crear nuevas.

 

Con el botón de creación indicaré que deseo crear una máquina virtual a partir de una imagen ISO:

 

Seleccionamos la imagen ISO para instalar:

 

Asignamos recursos de memoria RAM:

 

Asignamos la interfaz de red

 

Al picar el botón de finalizar, inicia la instalación desde la imagen ISO seleccionada. Notar que he elegido utilizar un disco virtual que ya tenía, en lugar de pedir que me creara uno nuevo. En la imagen siguiente se aprecia la máquina virtual en ejecución durante el proceso de instalación, y en la ventana a la izquierda podemos apreciar el aspecto del virt-manager

 

Procedemos con la instalación normal del sistema en la máquina virtual.

 

Tras instalar otra máquina virtual, con OpenSuSE y ejecutarla simultáneamente con la de Windows 2012, el gestor de máquinas virtuales nos presenta la información del consumo de recursos de cada una y del anfitrión (modifiqué las preferencias).

 Esperamos que esta breve guía te sirva para comenzar a virtualizar tus máquinas y aprovechar las ventajas de esta tecnología en cuanto a ahorro de espacio, energía, mantenimiento de hardware y administración.