Designed by olwebdesign
796521 Views

Uso de programas libres como una alternativa para las empresas ante la crisis económica.

Escrito por Armando Soto Baeza

Es común utilizar computadoras para apoyar el trabajo de las empresas. Existe una gran variedad de programas para facilitar las más diversas actividades, desde la generación de documentos de oficina hasta el control administrativo, por citar tan solo algunas actividades.

Tradicionalmente, se adquiere el permiso de uso de los programas pagando una cuota con base en el número de computadoras donde se instalarán y con limitaciones, como el no poder hacer copias, no tener acceso al código o a documentación de esos programas. Por otra parte, sus precios dependen del valor del dólar. Así, el crecimiento de las empresas se ve frenado por la necesidad de considerar el gasto en las licencias de software.

 

Afortunadamente este modelo restrictivo no es el único disponible. Existen diferentes esquemas de licenciamiento que le garantizan a los usuarios total libertad de uso del software, incluyendo la de hacer copias, distribuir, instalar cuantas veces se quiera, y disponer de documentación que en cantidad y calidad supera con mucho a la disponible para los programas restringidos.

La gama de programas disponibles bajo este esquema es superior a los programas limitados, cubriendo más tipos de necesidades y con diversas opciones en cada caso. De este modo, se permite usar aplicaciones que resuelven requerimientos concretos de la operación de las empresas sin preocuparse por la piratería, el pago de cuotas o tener que usar versiones recortadas. Además, en su mayoría no tienen costo. Lo único que se paga son los servicios que se contratan para su implantación, lo cual también habría que pagar si se usaran programas restringidos.

Esto suele generar dudas en los usuarios, pues suponen que por no tener costo su calidad es menor, su funcionalidad está limitada o no gozan de soporte. Curiosamente, ocurre lo contrario. Dado que los programas libres permiten participar en la elaboración del código, el número de programadores es muy superior a los que trabajan para las empresas de desarrollo.

Consideremos el caso de un tipo de aplicación particular para generar documentos de oficina. A este tipo de programa se le conoce generalmente como suite de oficina o suite ofimática.

OpenOffice.org es una suite ofimática que provee completa funcionalidad. Es un producto pionero en la adopción del estándar internacional OpenDocument para documentos de oficina, con lo cual se garantiza el acceso total a los datos independientemente del producto que se tenga a disposición (existen otras suites de oficina, tanto de uso libre como restringidas, que utilizan el estándar), en todo momento, sin sufrir más pérdidas de información. El empleo de OpenDocument asegura así que sus datos sean perdurables, y es que los usuarios de computadoras en las organizaciones emplean programas para generar documentos de texto, hojas de cálculo, presentaciones electrónicas, que les permiten almacenar y transmitir ideas, necesidades, etc. Es importante que esa información esté disponible siempre que sea requerida. Esto puede ser en pocos minutos, en un par de décadas, o en varios siglos. ¿Qué pasa si el programa que utiliza actualmente no entiende el formato de su viejo documento? Simplemente su documento no le sirve para nada, no puede recuperar los datos que contiene. ¿Le ha ocurrido esto, aún usando el mismo programa de hace varios años, solo que con una versión distinta?

OpenDocument es un estándar, esto es, una especificación y las guías de implementación, de tal suerte que los fabricantes de programas de ofimática puedan generar productos que lo satisfagan, que satisface plenamente los requerimientos de los usuarios, asegurando la capacidad de intercambiar datos entre diferentes programas.

OpenOffice.org es uno de los primeros productos en soportar el nuevo estándar. Más aún, es entre ellos, el más completo y que le garantiza a los usuarios mayor independencia, al ejecutarse en diversas plataformas (Windows, Mac, Linux) y en un gran número de idiomas. Su uso es extremadamente simple y cuenta con una ayuda en línea muy completa. Si bien existen algunas diferencias en cuanto a la apariencia de los programas, en términos de funcionalidad y compatibilidad OpenOffice.org es una opción ideal Más aún, incluye funciones que el otro programa no tiene, y sin requerir programas adicionales.

Estimemos el beneficio económico que representaría para su empresa adoptar el uso de OpenOffice.org. Supongamos que usted adquiere computadoras nuevas. En este caso, usted tiene la posibilidad de comprar licencias del programa de oficina más conocido, al menor precio disponible. Si usted adquirió 10 computadoras, esto significa que tendrá un costo adicional de al menos $15,000.00 tan solo por la suite de oficina. Pero si usted solamente está comprando el programa, entonces la situación es peor. En este caso usted podrá adquirir la versión más económica (y limitada) de esa suite en un precio por usuario de alrededor de $240.00 USD. Con un dólar a 10 pesos, para facilitar el ejercicio, obtenemos un precio estimado de $24,000.00 por las licencias. Pero el gasto no para aquí. Con cada actualización del producto usted deberá hacer un pago adicional. ¿Y si ese presupuesto lo hubiera destinado a la capacitación de esos usuarios? En nuestra experiencia, el aprovechamiento de los programas es mínimo en las empresas, debido, principalmente, a la falta de capacitación. Ahorrar en la adquisición de licencias hace viable capacitar a las personas y asegurar un mejor aprovechamiento de la inversión.

Otro beneficio derivado del uso de programas libres es el combate a la piratería. El uso de copias ilegales afecta negativamente a las empresas al hacerlas posibles víctimas de fraudes por programas dañinos, como los virus, exponerlas al riesgo de ser multadas por el uso de piratería, e incluso sufrir pena corporal (cárcel) por este hecho. También considere que el presupuesto que las autoridades dedican a combatir a la piratería de software se podrá aprovechar para desarrollar más programas o capacitar a los trabajadores de instituciones públicas. Incluso los fabricantes de programas restringidos ganan al no ser víctimas de la piratería.

Los programas de uso libre tienen claramente ventajas económicas sobre el software restringido. Una estimación del ahorro obtenido es de un 90% en términos del valor total de propiedad (licencias, actualizaciones, mantenimiento, soporte, capacitación, recursos requeridos, etc.) En situación de crisis, los recursos financieros deben administrarse con especial cuidado, por lo que siendo totalmente viable cubrir las necesidades empleando software libre, la adquisición de programas no debería distraer esos recursos.